banner

Bienvenidos a este boletín electrónico en el que se presentan ensayos para explorar respuestas a las diferentes facetas de la pregunta ¿cómo realizar divulgación científica por Internet?


BOLETÍN-e DCxI   [ Vol. 3, No. 1, junio del 2013 ]

 
"La diversidad de la divulgación científica"
por: Daniel Loya   [email]


La Divulgación Científica de los temas ambientales en la República Mexicana tiene varias facetas, estilos y medios. Considerada en su totalidad forma una comunidad, como tal tiene varias propiedades inherentes, una de las cuales es su diversidad. Cuando hablamos de la diversidad de la divulgación científica estamos hablando de la riqueza de estilos diferentes de realizar la labor de difusión de conocimientos.

Aplicando términos ecológicos a esta descripción de la comunidad de divulgadores científicos, cada manera de divulgar puede considerarse una “especie” de divulgador. Cada especie tiene diferente estilo, audiencia y usa un medio específico.

La diversidad es un concepto que describe la riqueza de especies en una comunidad. A mayor riqueza más diversidad. En la teoría ecológica sobre las comunidades, aquellas con mayor diversidad son más estables y las influencias externas que pueden afectar a una o varias de sus especies tienen un impacto menor sobre la comunidad, ya que la mayor complejidad de esa comunidad está asociada al mayor número de especies y sus relaciones inter-específicas.

Esas relaciones, en su forma más general, incluyen los efectos que los esfuerzos de cada especie de divulgador tiene sobre las demás especies, ya que el conocer otros estilos de divulgación puede llegar a tener un efecto sobre cada estilo particular, llegando al grado de que una especie pueda "convertirse" de un estilo a otro debido a que el otro estilo la haya impactado de manera contundente.

En este contexto un mayor número de especies significa un mayor número de estilos de divulgación, mientras que las relaciones inter-específicas representan las comunicaciones que se establecen entre las diferentes especies de divulgadores y los efectos que tienen entre sí como resultado de su trabajo.

Existen aquellas personas que se denominan a sí mismos “divulgadores”. Son quienes tienen un estilo muy particular de promover el conocimiento científico, a través de relatos que ilustran los conceptos científicos y su desarrollo. Por lo general son personas que tienen un alto conocimiento sobre temas científicos específicos, por lo cual han profundizado mucho en los temas que difunden, conocen pasajes anecdóticos asociados al descubrimiento de cada concepto, la vida de los científicos y los problemas que tuvieron que superar para lograr sus objetivos.

Sin embargo, existe una especie muy particular de divulgador, una que muchas veces ha sido ignorada en la caracterización de los diferentes tipos de divulgadores. Esta especie es la que de manera absoluta representa el mayor esfuerzo asociado a la divulgación científica, y tiene definitivamente la mayor cantidad de divulgadores en la comunidad, por lo que automáticamente tiene la mayor dominancia, así como la abundancia relativa más alta entre todas las especies, y sin embargo parecería que no se consideran a sí mismos como "divulgadores". Se trata de los maestros de todos los niveles, profesionistas que viven su vida difundiendo hacia sus alumnos -de manera estructurada y sistemática- la colección general de conocimientos que se consideran necesarios para entender los avances de la ciencia y la tecnología, así como las herramientas conceptuales para interpretar el medio ambiente que nos rodea.

Dentro de una población de receptores de los esfuerzos de divulgación hay fracciones diferenciadas ya sea por edad, por sexo, por escolaridad, por preferencias profesionales, etc., se les puede llamar "fracciones demográficas" porque tienen una manera específica de ser caracterizadas.

Una alta diversidad de especies de divulgadores implica que hay también una alta diversidad de audiencias (fracciones demográficas de la población receptora) que se identifican con los diferentes estilos de divulgación, por lo que es bueno que las diferentes especies de divulgadores traten de desarrollar y mantener su propio estilo de divulgar, sus propias políticas y protocolos, ya que la existencia de una alta diversidad de divulgadores significa que no ha habido necesidad de homologar todos los estilos en uno “único” o “recomendable” o “correcto” o una manera “óptima” de difundir el conocimiento.

Lo que para una fracción demográfica de la población receptora de esos esfuerzos de divulgación pueda ser aceptable y/o deseable, para otra fracción no lo será, y eso no representa un problema, ya que mientras haya diferentes especies de divulgadores que tengan una manera de divulgar con la que se pueda identificar cada fracción demográfica, los esfuerzos de divulgación tendrán mayor probabilidad de ser fructíferos.

La frecuencia del esfuerzo de la divulgación puede ser un elemento muy importante para evaluar un estilo de divulgar, es decir, una especie de divulgador. Una misma frecuencia puede ser percibida por algunos receptores como muy baja, o justo la necesaria, o demasiado alta; diferentes receptores requieren y aceptan diferentes frecuencias de divulgación, por lo que es necesario ajustar esa frecuencia con base en los temas esperados y deseados por la fracción demográfica objetivo de la divulgación.

Específicamente, la Divulgación Científica de los temas ambientales en la República Mexicana tiene varias maneras de manifestarse, diferentes facetas, estilos y medios. Ninguno es intrínsecamente mejor que los otros, ya que como dice el refrán "todo depende del cristal con que se mira" y no hay un solo estilo que satisfaga las necesidades y preferencias de todas las personas que son receptoras de esos esfuerzos de divulgación.

El perfil multi-específico de cada región del país, de cada estado, de cada municipio, de cada ciudad, o de cada colonia, difieren entre sí, y esa es una de las razones que permiten una mayor diversidad de modalidades de divulgación, en lugar de la dominancia de una sobre las demás.

La misma cantidad de información es percibida diferente de acuerdo a la capacitación, orientaciones, especialidades, etc., y la apreciación por el esfuerzo de divulgación es percibido diferente por distintos gremios de profesionistas, no es lo mismo un Geólogo que un maestro de escuela. El primero aprovecha el conocimiento para avanzar en sus logros profesionales mientras que el segundo percibe la divulgación de conocimientos como una oportunidad de motivar a sus alumnos hacia el conocimiento en general y sus aplicaciones en la vida diaria.

El ensamble actual de estilos se ha estado desarrollando por muchos años y ha llegado a su representación presente como resultado de los esfuerzos de toda la población de divulgadores que tienen interés en difundir los resultados de los esfuerzos que se realizan en cada o región.

Existen muchos estilos de divulgación (así como sus interacciones) y entre los diferentes estilos podemos mencionar solo algunos, como por ejemplo:

  • La organización de eventos académicos (seminarios, conferencias, exámenes de tesis, congresos, simposia) sobre temas científicos, abiertos al público en general.

  • La divulgación que realizan los periodistas científicos, aquellos que reportan las noticias relativas a los descubrimientos científicos.

  • La divulgación realizada por medio de mensajes de texto usando correo electrónico.

  • Producir documentales y cortometrajes sobre temas científicos, ya sea sobre recursos naturales, medio ambiente, ciencias naturales, o avances en el desarrollo de la actividad científica.

  • Organizar círculos de lectura sobre capítulos de libros relacionados a la epistemología, los avances de la ciencia, las controversias en hipótesis y teorías científicas actuales, etc. Los círculos de lectura pueden ser cerrados o abiertos. Los primeros son aquellos que se realizan como parte de cursos formales ya sean universitarios o de posgrado, mientras que los segundos son por invitación al público en general.

  • Organizar cursos y talleres de cuentacuentos (narradores orales de historias) para fomentar en los estudiantes las vocaciones científicas a través de la lectura.

  • Organizar "Ferias del Libro" que viajen por todo el país, para fomentar y facilitar la producción editorial de temas científicos hacia estudiantes (de todos los niveles), maestros y profesionistas interesados, ya sea que estar informados y actualizados sea por preferencias personales o un requerimiento de su trabajo.

  • Promover la presentación de un nuevo libro sobre temas científicos, que incluya charlas con los autores, información sobre el desarrollo y preparación del libro, los procesos editoriales, el siguiente proyecto, etc.

  • La edición de boletines on-line para difundir las actividades de los institutos, asociaciones, etc.

  • La publicación de trabajos en revistas orientadas a la difusión de contenidos científicos, para lectores sin preparación científica.

  • La divulgación realizada mediante la preparación de posters con alto contenido gráfico sobre temas y/o eventos de tipo científico.

  • La divulgación de los conceptos científicos generados por investigadores históricamente sobresalientes, en donde el narrador "reviste" la historia mediante citas específicas de las condiciones sociales, personales, económicas, culturales, familiares, etc., para que el lector se identifique mejor con el personaje.

  • La divulgación de los eventos científicos mediante la colocación de posters en tableros de corcho situados en pasillos de escuelas, universidades e institutos.

  • La divulgación de conceptos e historia sobre aspectos científicos mediante programas de radio y/o cápsulas informativas.

  • La divulgación de conceptos y eventos mediante grabaciones en conmutadores telefónicos para que sean escuchados por las personas mientras esperan que su llamada sea transferida hacia quienes buscan.

  • La divulgación de logros y avances científicos mediante entrevistas en radio y televisión. Incluye un sistema dinámico de comunicación bidireccional.

  • Establecer programas educativos de ciencias para fomentar el conocimiento científico en la comunidad.

  • Participar en los "Cafés científicos", reuniones mensuales informales para exponer temas mediante charlas que promueven la discusión, en lugares tales como cafés, bares, restaurantes, etc., fuera del contexto académico tradicional, con el propósito de favorecer el acercamiento del público no especializado, promover la reflexión crítica sobre conceptos científicos y su influencia en la vida cotidiana.

  • Escribir libros y/o secciones de periódicos sobre conceptos científicos para niños.

  • En las escuelas, facultades e institutos, crear áreas o departamentos de difusión para realizar y coordinar actividades de divulgación y promoción de las actividades de cada unidad académica.

  • Implementar programas de servicio social y prácticas profesionales por parte de asociaciones civiles para facilitarles a los alumnos de las universidades optar por cumplir ese requisito mediante actividades de divulgación científica.

Si en el campo de la divulgación científica se puede encontrar una cantidad de estilos diferentes para realizar la divulgación, para los divulgadores y promotores científicos la diversidad de estilos de divulgación científica incluye además interacciones entre los estilos, una forma de complementarse mutuamente con diversos grados de traslape, donde algunos se forman por varios estilos integrados, y además las maneras de divulgar van evolucionando conforme las tecnologías de la información también van cambiando, dando saltos cualitativos.

La opción seleccionada por cada divulgador dependerá de los objetivos, la infraestructura disponible, pero sobre todo las habilidades y preferencias del personal involucrado en los diferentes proyectos de divulgación.

Otra forma de clasificar a los divulgadores es su grado de protagonismo. Hay algunos que aparecen personalmente para exponer los conceptos científicos, son los oradores, son los presentadores, para ellos el acto de divulgar implica necesariamente aparecer frente al público. Si esta fuera la única manera de divulgar, muchas inquietudes de personas que están interesadas en la labor de divulgación se verían limitadas o incluso truncadas.

Afortunadamente hay muchas maneras de difundir los conocimientos científicos sin ser protagonista. Existen algunos estilos en los que el divulgador es más bien un promotor, un gestor, es la persona que liderea el esfuerzo que culmina en la acción de divulgar, lo cual les permite trabajar "tras bambalinas" y no necesitar aparecer frente a un público en persona. Su función es la del productor. Un ejemplo de este estilo es la elaboración de videos que complementen un monólogo que presenta un concepto, un video en el cual no es muchas veces necesario que aparezca una persona como orador, sino que se forma de una secuencia de imágenes relacionadas al texto que están siendo observadas por el espectador.

Divulgar es como escribir ensayos. Cada estilo tiene sus atributos y sus limitaciones, dependiendo del marco de referencia con el cual sean comparados.

Al final, lo que pasa es que las distintas especies de divulgador conviven en armonía para que distintas fracciones demográficas encuentren la forma que mejor les acomode, aquella con la que mejor se identifiquen, para que la recepción de los mensajes sobre eventos sea más disfrutable por ellos y de este modo no abandonen el grupo de divulgación.

 
 
*         *         *
INDICE inicio
  www.divulgar.org