banner

Bienvenidos a este boletín electrónico en el que se presentan ensayos para explorar respuestas a las diferentes facetas de la pregunta ¿cómo realizar divulgación científica por Internet?


BOLETÍN-e DCxI   [ Vol. 1, No. 2, septiembre del 2011 ]

 
"¿Divulgación científica o spam?"
por: Daniel Loya   [email]


El nuevo paradigma de la comunicación escrita son las redes sociales con el uso de los mensajeros instantáneos, primero entre computadoras y ahora entre los teléfonos inteligentes, sin embargo, para quienes tenemos más de 35 a 40 años de edad y que nos tocó la transición entre la aparición del Internet, la expansión de la red mundial, y el dominio de los medios electrónicos de comunicación, lo nuevo ha sido el correo electrónico (e-mail).

Según el séptimo estudio de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), realizado en el 2010, dentro de las principales actividades de los internautas mexicanos, el primer lugar (con un 90%) lo tiene el uso del e-mail, el segundo lugar (con un 75%) lo tiene el uso de los mensajeros instantáneos y el tercer lugar (con un 45%) lo tiene las visitas a salas de chat.

Algo que todos los usuarios del e-mail padecemos cuando revisamos el contenido de la bandeja de entrada de nuestro buzón de e-mail, para ver los mensajes que hemos recibido, es que hay más mensajes de diverso tipo (comerciales, cadenas, etc.) que tienen un factor común, son mensajes no solicitados por nosotros, provienen de otras personas, empresas y organizaciones que de alguna manera consiguieron el nombre de nuestro buzón de e-mail, y nos envían repetidamente mensajes sobre temas diversos que no nos interesan, o que incluso a veces son molestos.

En el Internet se ha acuñado desde 1978 un término muy popular actualmente, conocido como "spam", que engloba todos los mensajes no deseados, y que es sinónimo de basura.

Independientemente de que en algunas ocasiones nos llegan mensajes que son ofensivos para nuestros gustos, preferencias y hasta creencias, el colmo es que actualmente también están llegando mensajes en lenguajes originados en países donde no se habla la lengua española (en inglés, en portugués, etc.), saturando la bandeja de entrada de nuestro buzón.

El problema de los mensajes no solicitados tiene muchas facetas, pero no es de extrañarse, el Internet no es otra cosa que un medio más para el intercambio de información. Debemos tomar en cuenta que en el radio y en la televisión pasa lo mismo, a intervalos de tiempo bien definidos se suspende el programa que uno está escuchando o viendo, para pasar anuncios comerciales sobre temas que a uno no le interesan.

¿Pero cómo se relaciona esta situación con la divulgación científica por Internet?

Además de lo expuesto antes, otra de las facetas del problema de los mensajes no deseados en el Internet es que los intereses de los destinatarios tienen una diversidad muy grande, y en la divulgación científica también hay una amplitud de intereses muy grande, para algunos el interés es la tecnología, para otros las ciencias sociales, para otros las ciencias naturales, etc.

Esta situación es muy normal, pues lo que para unos es algo interesante a otros no les gusta, lo que para unos es valioso para otros es un desperdicio de tiempo, lo que para unos tiene una clara aplicación para otros no representa una prioridad.

Cuando hay un grupo de personas con una afinidad particular (vg: la música) y una de ellas se encarga de difundir información que en principio puede ser de interés para el grupo, aunque haya una gran diversidad de temas, los mensajes se reciben con gusto debido a que el ingreso y la participación son de manera voluntaria.

En el caso de una escuela o centro de estudios hay una persona encargada de difusión de eventos, compromisos oficiales, invitaciones externas, etc.

En el caso de una asociación de profesionistas puede haber una comisión de vinculación encargada de mantener las relaciones con otras asociaciones y ya sean sus miembros o quienes forman parte de la mesa directiva, con cierta frecuencia envían mensajes a los socios para informarlos de logros, oportunidades, compromisos, proyectos, etc., y un caso particular en lo que toca a oportunidades es la actividad de las "bolsas de trabajo".

Todos los ejemplos tienen un factor común, cada miembro del grupo sabe que le llegarán noticias de diversa índole y no representan una sorpresa. Con los correos "spam" es diferente.

En la divulgación científica es muy fácil caer en situaciones donde los mensajes de buena voluntad que enviamos con información que para nosotros son importantes, sean recibidas por algunos de los destinatarios y sea catalogada como "spam".

¿Cómo podemos lograr que nuestros mensajes no sean mal recibidos o que ocasionen una molestia en el destinatario? ¿Cómo podemos seguir adelante con nuestro trabajo de divulgación científica sin pensar que el esfuerzo y tiempo dedicados sea en algunos casos un desperdicio debido a que tan pronto como son recibidos los mensajes sean borrados antes de leerlos?

Una solución puede ser la adoptada en este proyecto de Divulgación Científica por Internet (El Divulgador Científico Ensenadense), y se basa en una serie de consideraciones:

  1. No suponer que a todos les interesa los temas generales que a uno le interesan.

  2. Abstenerse de enviar notificaciones de eventos específicos a quienes suponemos que les van a interesar, debido a una apreciación subjetiva personal.

  3. Enviar invitaciones a participar en el proyecto y solo quienes acepten entonces considerarlos para enviarles notificaciones sobre eventos.

  4. Respetar la decisión de quienes no quieren recibir invitaciones o que se den de baja en el proyecto, y tener un protocolo para no volverlos a invitar.

  5. Manejar el envío de notificaciones mediante una lista de correos (buzones de e-mail) a la que se pueden dar de alta y de baja los interesados de manera automática.

  6. No establecer como requisito para pertenecer a la lista de correos el proporcionar algún tipo de información personal (nombre, dirección, etc.).

  7. Establecer protocolos para el envío de invitaciones, validación de destinatarios, envío de notificaciones sobre eventos, estructura de las notificaciones, estilos de escritura de las notificaciones, etc.

  8. Trabajar de manera transparente, es decir, tener toda la información pertinente en un sitio web (en este caso www.divulgar.org) para facilitarle a los usuarios el conocer todo lo referente al proyecto, por ejemplo: cómo obtener los beneficios de la información que se difunde, cómo aportar información sobre eventos, etc.

  9. Ser consistente en la estructura de las notificaciones para que el suscriptor se acostumbre a la manera de recibir la información.

  10. Tratar de enviar el máximo contenido con el mínimo de palabras (este es un tema relevante por sí mismo, que será analizado en un boletín posterior).

  11. Identificar adecuadamente el tema de la notificación en el título del mensaje, para que el destinatario pueda seleccionar fácilmente los temas de su interés y pueda borrar lo que no quiere revisar.

  12. No incluir archivos atados a los mensajes para evitarle a los miembros del grupo la posibilidad de saturarles la bandeja de entrada de su buzón de e-mail o de infectarse con algún virus informático.

Operando bajo las consideraciones antes indicadas, podemos observar que hay quienes se suscriben por un tiempo corto (parecería que más bien por curiosidad que por un interés verdadero en el proyecto), hay quienes se suscriben y se quedan por un tiempo más largo pero finalmente se dan de baja, y hay otros, la mayoría, quienes se quedan en el proyecto y tratan de aprovechar la información que se difunde, incluso ocasionalmente invitando a otros a participar.

Para quienes permanecen en el proyecto, la información que reciben no les causa sorpresa, saben que esperar y aunque tienen sus temas preferidos no les sorprende recibir información de otros temas debido a que antes de suscribirse ya sabían los temas generales.

Obviamente es muy difícil encontrar a alguien que tenga exactamente todos los intereses de uno mismo, más bien nos comportamos como lo que expresa la "Teoría de Conjuntos" (que forma parte de las Matemáticas desde la segunda mitad del Siglo XIX y que estudia las propiedades de los conjuntos). Si en este caso cada conjunto es un grupo de personas con los mismos intereses, podemos encontrar una gran cantidad de conjuntos y seguramente uniones de conjuntos, intersecciones de conjuntos, diferencias entre conjuntos, complementos de conjuntos, diferencias simétricas y productos cartesianos.

El identificar adecuadamente el tema de cada notificación es muy importante para que los destinatarios de las notificaciones puedan decidir si les interesa leerlos. No es lo mismo poner en el título "curso del Centro de Estudios Jurídicos y Ambientales" que poner "curso: Metodologías de evaluación del impacto ambiental, enfocado a actividades petroleras".

Para el destinatario, si se están realizando eventos académicos en un sitio en particular no representa la seguridad de que todos los temas le interesaran, pero si se le indica el tema del evento, eso es más importante que saber el lugar donde será realizado el evento, para efectos de decidir si el evento le interesará.

Otra parte importante de la identificación del mensaje es el incluir un prefijo en el título con una palabra clave que identifique al mensaje como parte del proyecto de divulgación, y que el destinatario note en el título que se trata de un mensaje de un grupo al que está suscrito voluntariamente y por definición no se trata de spam.

El tema podrá importarle más o podrá importarle menos (o incluso nada), eso varía en cada caso. Pero para empezar, el saber que recibió un mensaje de un grupo al que esta suscrito representa un posible beneficio y el mensaje por sí mismo es percibido como algo positivo.

Debemos tener presente que la atribución intrínseca de los mensajes basura (spam) es que no representan un beneficio, mientras que el objetivo principal de la divulgación científica por Internet es el generar un beneficio en los destinatarios, a través de la gestión del resultado de las actividades científicas, para que a la población en general le resulte más fácil cada vez el libre acceso a la información.

 
 
*         *         *
INDICE inicio
  www.divulgar.org